Blog

Quiero Saber

Quiero saber

A fuerza de estar acostumbrados, no somos conscientes de que gran parte de nuestros esfuerzos dependen de que al vencimiento de nuestras facturas los clientes paguen puntualmente. Cuando cobramos, podemos estar satisfechos: nuestra venta ha tenido un buen fin. El que cobra, descansa.
Muchos de mis clientes están interesados en conocer cada vez más y mejor cómo son esas empresas para las que emiten sus facturas.
Tienen una estructura financiera equilibrada? Son solventes? Están vendiendo más? Sacan margen comercial de su actividad? Pagan?

Saben que de la salud de esos clientes depende en gran medida el éxito de su propia empresa. Si nuestros clientes son excelentes es más fácil que nosotros también lo seamos. Y es con ellos con los que hay que crecer

A partir de aquí, entendemos que el esfuerzo comercial de nuestra organización debe centrarse en los mejores compradores posibles. Y esos, los mejores, se vuelven cada vez más difíciles si sólo ofrecemos precio. Debemos esforzarnos en mejorar nuestro servicio y nuestro producto, en satisfacer necesidades reales, en innovar continuamente. Minimizar errores, cumplir plazos, sugerir mejoras, estar atentos a la competencia, todo ello es imprescindible para satisfacer a esos compradores diamante.

Una cartera de clientes valiosa da mucho valor a nuestra propia empresa. Es, en realidad, lo que más nos diferencia. Cuidémosla, estemos atentos a su evolución.
Para ayudar en esta importante tarea existen nuevas herramientas on line a disposición de las empresas concienciadas de esta necesidad. Parten de información financiera y de marketing y es imprescindible ir acostumbrándose a manejarlas y a saber qué podemos esperar de ellas. Esto, a su vez, nos dará nuevas ventajas competitivas.

Compártelo...
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Leave a Reply