Blog

Lo que nos traerá 2014

Lo que nos traerá 2014

Uno quiere escribir algo delante de la pantalla y pensar en positivo. Igual que nuestros gobernantes, determinados representantes empresariales y algunos tertulianos pesebristas. Se acabó la recesión, hemos tocado fondo, dicen, se intuye un punto de inflexión, jalean. Eso sí, el problema del paro todavía nos dará quebraderos de cabeza, nos advierten,  y, por tanto, no debemos  pensar en una reactivación del consumo en el corto plazo. Ganarán la batalla de esta crisis, finalizan su explicación, los exportadores, los innovadores, los emprendedores.

A mí sólo me consuela que, al menos, no se les ocurre hablar de brotes verdes

Qué quieren que les diga. ¿Han leído en qué niveles está la morosidad bancaria, y, dentro de esta, la de las empresas? Pues sobre el 13% la primera y acercándose al 20% la segunda, nada menos… Es cierto que 2013 ha sido un poco mejor que 2012 en impagados asegurados (al menos en Crédito y Caución), pero esto lo hemos atribuido al buen celo con que nuestros clientes están midiendo su riesgo comercial. Vamos, que si no lo ven claro no venden a crédito, incluso aunque lo tengan cubierto por su póliza. Sin embargo, llueve fuerte ahí afuera. Los bancos siguen cerrados al crédito, pero ¿es que creen ustedes que van a prestar dinero, todavía escaso, ante la calidad crediticia de muchas empresas, centenares de pymes que están sufriendo lo que no está escrito? Es la pescadilla que se muerde la cola…

¿Y Navarra? ¿Qué me dicen de Navarra? Todos tenemos en mente que 2013 ha sido el año en que la crisis se ha instalado aquí, y ya veremos cuándo la perdemos de vista. Empresas referentes en sectores diversos se han ido al agujero del concurso de acreedores. Castañazos inesperados, sorprendentes. No está calmado el horizonte, precisamente…

Para mí, es bastante obvio que en 2014 tendremos que avanzar en la medición de nuestros riesgos comerciales. Clientes, pero también competidores y proveedores (también hay que cuidar/vigilar al proveedor), deben estar en nuestro cuadro de control. Tenemos que poder adelantarnos al problema, diversificar en lo posible nuestras ventas y nuestras compras, negociar condiciones con claridad y tratar de asentar nuestro equilibrio como empresa. Hay herramientas que nos pueden ayudar, aunque lo más importante, como siempre, es que queramos hacerlo y sepamos lo importante que es hacerlo.

El futuro parece reservado a gestores prudentes y de calidad. 2014 tiene toda la pinta de perpetuar la situación actual. Tenerlo claro nos hará fuertes.

Compártelo...
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Leave a Reply