Blog

La poscrisis viene con sorpresa

Estamos de enhorabuena. Todos los analistas coinciden en que el final de 2016, y también el 2017, son ya escenarios poscrisis en nuestro país. Hemos dejado atrás los años negros. El consumo doméstico aumenta sin aparentes fisuras (estas navidades son un buen termómetro) y la facturación de nuestras empresas también, tanto en ventas domésticas como en exportación. Sin embargo, no sólo crece la economía, también la morosidad empresarial. Y esto es muy lógico.

En los últimos tiempos, 2014, 2015 y la mitad de 2016, la morosidad empresarial española ha sido anormalmente baja. Esto puede explicarse porque nos encontrábamos en una fase “lenta” de la actividad económica, recién superada una gravísima crisis que dejó en el andén de los deshauciados muchos proyectos empresariales. En esos treinta meses de ”bonanza”, las empresas han mantenido un gran interés en el control de sus riesgos, han descartado apuestas arriesgadas (que aparecían poco, es la verdad) y han obtenido unas cifras de impagados realmente reducidas, muy por debajo de la media de los 15 años anteriores a 2008.

Sin embargo, según datos del ”Indice de Incumplimiento de Crédito y Caución” (y también por lo que veo en mi despacho profesional), el crecimiento de la economía está acompañado ya por una vuelta a la ”normalidad” en los niveles de morosidad empresarial. Dicho en otras palabras, los impagados están aumentando claramente. Esto es más lógico que alarmante, pero supone un claro toque de atención a navegantes.

La conclusión es obvia: si hasta hoy no hemos relajado en las pymes nuestras políticas de control del riesgo, es justo ahora imprescindible no cambiar de actitud. Nuestros clientes también comprar más, venden más y se endeudan más. Sufren mayor riesgo de impago con sus propios clientes, algunos de los cuales seguramente están creciendo de manera poco ordenada. Esto es algo que en ocasiones se ve con claridad pero en muchas otras no. De ahí la importancia de asegurar nuestros riesgos, de trasladar a un tercero las coberturas de un impagado empresarial que nos puede hacer daño.

2017 seguirá siendo un año de crecimiento, pero sólo podrán aprovecharlo quienes, entre otras cosas, dispongan de sólidos cimientos financieros, buenas estrategias comerciales y de producto y mejor conocimiento de su mercado y de sus clientes. Lo demás sólo será la ola, el ciclo, flor de un día, que terminará mal. Mejor no volver a las andadas ¿no les parece?

year-1760489_1280

Compártelo...
Share on Facebook4Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0