El cliente estafador. Cómo puedes protegerte

El cliente estafador. Cómo puedes protegerte

Uno de los riesgos comerciales actuales más evidentes y que, sorprendentemente, menos asusta a muchos es la suplantación de identidad de un cliente (deudor). Nos llega un pedido interesante, jugoso, que nos alegra el día. Todo es aparentemente fiable y sólo pensamos en si podemos efectuar el suministro, qué margen obtendremos con la venta, no tanto en si existe la posibilidad de que el cliente no sea quien parece ser. En parte por desconocimiento, en parte por “optimismo”. Cómo va a sucederme esto…

Pero sucede. Y cuando nos encontramos ante una estafa casi nunca podemos hacer nada para solucionar el daño. La buena noticia es que existen técnicas para prevenir. Pero hay que pensar y ponerse a ello.

Las principales acciones preventivas o recomendaciones se podrían resumir así:

1.Después de un primer contacto, identificar de la manera más rigurosa posible a las personas con las que se está negociando y puestos que ocupan en la empresa, contrastando esta información con fuentes públicas o con informes comerciales (e incluso con empresas de la competencia). Las compañías de informes y de seguros de crédito, suelen ser de especial relevancia para identificar a las personas con cierto grado de responsabilidad en la gestión de cada empresa.

2. Según la naturaleza o importe del pedido, es muy conveniente concertar alguna reunión posterior, aprovechar la información que puede aportar nuestro mediador del seguro de crédito (no solo valoración de la clasificación, sino nombres de administradores, ubicaciones, filiales,…), viajar si es necesario a la empresa cliente, obtener datos identificativos completos de la empresa, enviar la orden de pedido y recibir la aceptación de la misma, en la que se incluya toda la mayor información sobre la operación y concretar cualquier acuerdo en un contrato de compraventa por escrito.

3. Respecto a los documentosde la operación: en la factura proforma, en la orden y confirmación de pedido u oferta, así como en la factura comercial, distinguir perfectamente los membretes, signos, y sellos de la empresa cliente, que coincidan con la información que podamos encontrar en fuentes públicas o en la web.
En las comunicaciones por medios digitales, tener especial cuidado con los dominios del email, que coincidan con el que aparece en la web del clienteo la url oficiales, cuando se realizan las negociaciones por estas vías.

4. En países fuera de nuestro entorno más inmediato, tal y como apunta Cycomex, los medios de pago más aconsejables para prevenir el fraude en las primeras operaciones de exportación, son los “documentarios”, en los que entidades financieras actúan de avisadores en caso de que exista alguna anomalía en los contactos con el comprador.

5. En las condiciones de entrega de la mercancía, hay que preguntarse ¿quién se hace cargo del transporte? ¿quién paga el mismo? ¿dónde se entrega la mercancía? Es recomendable el uso de los incoterms. Identificar cada una de las partes que se hacen cargo en la logística de la operación y determinar a quién se entrega la mercancía. Es posible que el fraude no corresponda a nuestro cliente directo sino a la empresa de transportes contratada para la operación.

En fin, ya vemos que es posible y está en nuestra mano protegernos de las suplantaciones de identidad y de cualquier posible estaba que nos amargue el día, la semana, el ejercicio. No bajemos la guardia. El estafador aguarda pacientemente al incauto.

Compártelo...
Share on Facebook4Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Leave a Reply